jueves, 12 de junio de 2014

Amor maternal

Se me había olvidado el contacto continuo y placentero que supone criar a tu bebé. Sostenerla día y noche, con brazos y miradas, con esos lazos invisibles y fuertes que son también las emociones.

Se me había olvidado ese olor a vida, ese cuerpo frágil y cálido, la euforia y dicha absoluta de parir a una hija, cuando todo se resume a ese primer abrazo. Cuando todo, TODO, cobró sentido mágicamente por segunda vez en mi vida.

Se me había olvidado la textura del calostro, los pechos rebosantes a merced, el golpe de leche en los primeros agarres. La boca pequeña otorgando lecciones de supervivencia, mostrándole al mundo cuán sabios somos y qué poco nos valoramos en esencia. Maravilla por Naturaleza.

Se me había olvidado el amor con el que se alimenta mediante el cuerpo. Lo gozoso que resulta descubrirte de nuevo entre instintos, dejando hacer, a su vez, a esa criatura recién nacida también. ¡Y qué gran instinto tienes, hija mía! Cuánto estoy disfrutando y aprendiendo de ti, acerca de la confianza, de lo real, de la verdad.

Se me habían olvidado las posturas imposibles del inicio. El plantarte sentada en la cama casi de cualquier manera con esa criatura entre los brazos, asida a tu pecho. Ese instante en el que debes elegir entre correr el riesgo de despertarla o sacrificar tu espalda, tu cuello o vete a saber el nombre del músculo que te grita. Cediendo al cansancio, mañana será otro día y todo está bien.

Se me había olvidado la risita de cascabeles que armoniza el hogar, abstrayéndonos de lo cotidiano, para hacernos sonreír a los tres con sólo cruzar las miradas. Recordándonos, en ese amable gesto, la nueva situación familiar. Enseñándonos a leer en su risa la alegría de estar vivos, la simplicidad de las cosas y lo afortunados que somos al tenernos. 

Se me había olvidado eso de tender el reloj al sol, cómo se difuminan las horas, cómo se desdibuja el concepto estructurado que manejamos del tiempo, cuando te encuentras sumergida en tu pequeña cría. Cuando todo se vuelve presencia, presente, y los instantes en realidad no pasan, se viven. Cuando todo se reduce a miradas, contacto, cuerpo, intercambio, entrega, sostén.

Se me había olvidado como hierven las emociones, cuán intensas se muestran, cómo se van abriendo caminos para invitarte a transitarlos. Cómo de pronto te das cuenta de que vuelves a mudar la piel y se va acumulando una pila de ropa por ventilar o desechar (sí, tal vez mejor, que quizá convenga aprovechar la  determinación con la que una sabe discernir en estos momentos) en la butaca de la memoria o el baúl de los asuntos pendientes.

Se me había olvidado el amor tan inmenso que se siente hacia tu compañero, hacia el padre de ese ser maravilloso que concebisteis. Que es una parte de él y otra tuya, y sin embargo no nos pertenece a ninguno. Ese amor, que andaba escondido en algún rinconcito cogiendo impulso para este momento y ahora se viste de un blanco brillante. Y se torna miradas. Y susurros. Y caricias. Y deseo.

Y no son olvidos descuidados, por muy olvidadiza que una pudiera ser. Es que hay cosas que están hechas para ser vividas intensamente y no para recordadas.



J. y yo 

30 comentarios:

  1. Ay Colo... nada que añadir porque lo has dicho tu todo... es TAN maravilloso... Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Drew, debes estar radiante de amor y felicidad tú también!! Te abrazo feliz <3

      Eliminar
  2. Qué bonito. Qué momentos irrepetibles.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mamá Burbujita!! Cierto, irrepetibles, únicos y repletos de belleza por ello <3

      Eliminar
  3. Maravilloso Colo... enhorabuena por tu nueva maternidad!
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mo, dulce eres... muchas gracias!! Estoy muy feliz!! <3

      Eliminar
  4. Emotiva e indescriptible experiencia de ser madres...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mire Altuve! Inmensa maternidad, verdad? Gracias por tu comentario :)

      Eliminar
  5. Que hasta me das un.poquito de ganas de ir a por el segundo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Me alegra haberte transmitido esas ganas! :)

      Eliminar
  6. Muchas felicidades, hermosa Colo! Gracias por poner palabras a lo que es, puede y debe ser un puerperio maravilloso. A disfrutar! Besos a tus pequeñas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ileana, qué puedo decirte? Gracias por tus deseos y comprensión. Te abrazo 💜

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Inspirador...hermoso!!!! Me anima a un segundo puerperio....pero todo a su tiempo jejej!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fernanda! Me alegra que mis palabras animen al amor jeje Un abrazo!

      Eliminar
  9. Gracias! Ahora que me viene el segundo ha sido un empuje de aliento!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Felicidad para esa nueva vida y la familia. Tal vez ya esté en tus brazos... emocionante!

      Eliminar
  10. Maravilloso revivir ese momento! Maravilloso lo describes! Maravilloso q sigas con tu compañero de vida para seguir disfrutando de la vida! Ganas me dan de vivirlo por segunda vez; pero quisiera que un otro viviese conmigo todo lo maravilloso que es! Besos y abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alejandra. Gracias por los buenos deseos. Deseo igualmente para ti una nueva experiencia renovada. Abrazo

      Eliminar
  11. Qué bonito! Gracias por ponerle palabras a este sentimiento, emoción, vivencia que yo también disfruto desde hace cuatro años y que se ha reiniciado con la llegada de mi segunda cachorra... Buff....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raquel BP, felicidades entonces por tu segunda maternidad. Feliz de reconocernos en las emociones. Alegría a raudales!

      Eliminar
  12. Enhorabuena!...cuánto amor! cuánta emoción!!!! gracias por compartir esta maravillosa experiencia con nosotros!!! Mil besos y mucha luz para esa familia hermosa, creciendo y creciendo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Consciente Madre... gracias a ti poner compartir con tanto cariño emociones tan intensas como estas. Te abrazo

      Eliminar
  13. PRECIOSO... ENHORABUENA POR TODO POR TU NIÑA POR TU PARTO POR TU FAMILIA Y POR HACERME RECORDAR UN POQUITO LO QUE YO TAMPOCO RECORDABA ESPERO SENTIR PRONTO TODO DE NUEVO Y QUE UNA VIDA CREZCA EN MI PRECIOSO...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mónica G, muchas gracias! Deseo que crezca esa vida en ti y os colme de dicha. Un abrazo

      Eliminar
  14. Me alegro mucho de esos bonitos momentos Colo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Marián! Estamos muy felices :)

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar

Gracias por tu comentario ♥